¿Qué porque inicie en este mundo de prepagos y escorts en Bogotá? Bueno, cada una tendrá sus razones, la mía es que a mí me gusta el sexo, ver la cara de placer en los hombres al eyacular, como niños indefensos, como bestias salvajes que quieren saciar su instinto de carne, y yo me dejo “comer” me llena de placer, sé que ahí los conoceré realmente como son. Quiero  aprovechar mi juventud y mi belleza para poder conocer otros aspectos de la vida, el tiempo pasara y después me arrepentiré de no haber disfrutado de mi sexualidad, ya habrá tiempo para estabilizarme.

Hay muchas chicas que no comprenden mi estilo de vida, yo no entiendo las de ellas, que a cada rato se convierten en paños de lagrima y se acuestan con cualquier baboso que les promete las estrellas para después desaparecer tan rápido como un mal polvo. Yo prefiero disfrutar cada noche, de cada hombre como si fuera la última vez que fuera a tener sexo, y lo disfruto  más cuando sé que pagan por poseerme, porque sus manos y ojos son poseídos por la lujuria quieren absorber todo de mi piel,  resultando buenos amantes, buenos confidentes y un buen negocio en donde las dos partes salen disfrutando y solo se involucra el cuerpo. En ocasiones hay tan buenos “polvos” que uno queda con ganas de que le den más, pero que se hace, si ellos quieren más de mi tendrán que pagar más por mi compañía, soy muy difícil de satisfacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *